PRESENTACION EN SALAMANCA DE ELECTROSONIC

CRISTIAN VARELA

 

 

BIOGRAFIAS DE ELECTROSONIC 2008

      http://widget-b8.slide.com/widgets/slideticker.swf

 

 

 

Cristian Varela
España
Biografía
Cristian Varela, descendiente de una dilatadísima familia de artistas (padre- actor de teatro dramático a escala nacional, madre y abuela- profesoras de ballet del Lycee Francais de Madrid, abuelo- ex-director de radio Madrid, tío- uno de los primeros pianistas del país…), comienza su carrera de piano y solfeo en 1984 iniciándose en el mundo de la música a la temprana edad de 9 años.

En 1986 crea sus primeras composiciones de estilo clásico que sorprenden a numerosos directores de teatro y mas tarde algunas de ellas son incluidas en obras como “El retablo de la avaricia”, “La lujuria” y “La muerte de Valle Inclan” en la Compañía de Calderón de la Barca. A partir de este momento Cristian Varela, demostrando una gran vena artística, comienza una extensa y fructífera carrera como compositor y pianista de mas de 17 años de experiencia en la actualidad. En 1990 Cristian empieza a sentirse atraído por artistas y grupos como Vangelis, Kraftwerk, Front 242, Split Second, Nitzer Ebb, Depeche Mode, y fuertemente influenciado por estos comienza sus primeras creaciones de música electrónica. En 1991 compone su primera obra electrónica Intruders creada para el festival de danza de ese mismo año (Lycee Francais de madrid), obteniendo un considerable éxito que le conduce a crear siguientes trabajos para los festivales consecutivos.

En 1992 comienza su primera residencia como dj en Porche Club – Villalba donde empieza a hacer famosos algunos estilos como el EBM y el electro todavía casi desconocidos en España y recibe el premio (Radio Vinilo – Carlos Eisman) al mejor dj música electrónica de Madrid. Unos meses mas tarde comienza su residencia en el mítico club de musica underground Attica, combinando diversas vertientes como el house, ambient, techno, electro y EBM donde sus sesiones comienzan a destacar por su gran vanguardismo musical y excelente técnica, convirtiéndose así en uno de los pioneros de la cultura underground de nuestro país.

En 1994 saca su primer maxi El Cigarrito con una compañía independiente (Did.s.a) y crea una remezcla dance para el spot publicitario de la conocida marca de cerveza Heineken. Este mismo año comienza como dj residente y director, junto con su hermano (y actual manager) Luis Varela, del club after hours Zarabanda que marca toda una época en los “after” de Madrid. Compaginando su trabajo en Zarabanda, Cristian crea las legendarias sesiones Epsilon en la sala Aire- Madrid, donde marca un autentico antes y después en la música electrónica de vanguardia española, y por donde pasan por primera vez artistas como Laurent Garnier o Francesco Farfa. Dos meses después recibe el premio Spain Attica Awards 1994 al mejor dj techno de España y a partir de este momento comienzan sus primeras galas por todo el país y algunos clubs del extranjero (Francia y Bélgica) consolidándose así como dj nacional.

Este mismo año el y su hermano crean Phrenetic Society, ahondando en la contratación de artistas para festivales masivos de música electrónica, tiendas de música y ropa de importación, escuela de dj´s y agencia de artistas nacionales e internacionales. Con ella consiguen potenciar artistas y estilos como el techno y hard techno aun muy poco valorados en nuestro país.

En 1995 Cristian es fichado por la multinacional Sony Music Entertainment Spain donde comienzan a florecer sus primeros éxitos en el campo discográfico Two spirits in one de 1995 o i.l.a.t.e.c.s de 1996 entran en recopilatorios junto con artistas de la magnitud de Jean Michelle Jarre, Culture Beat, o Apolo 440, entre otros.

En 1996 remezcla a uno de los artistas clave en la escena techno inglesa del momento Chris Liberator con el tema Madrid Acid rmx en Stay Up Forever Recordings, con el cual entra en las listas y radios londinenses mas importantes.

Unos meses después Cristian ficha con uno de los sellos techno mas prestigiosos del mundo Primate Recordings, a partir de este momento empiezan a lloverle propuestas de sellos como Planet Vision, Primevil, Elephanthaus, Equator, Session,…remezclando a artistas como Speedy J “Electric de luxe”, Ben Sims, Gayle San, Pascal F.E.O.S, Tim Baker, Marco Bailey,… De esta manera, Cristian Varela empieza así a consolidarse internacionalmente como productor, dando a conocer la escena española y abriendo una gran brecha en el extranjero para otros productores de nuestro país que surgen en un futuro. Sus múltiples tours como dj comienzan a extenderse a demas de por toda Europa, a países como Japón, Estados Unidos, Inglaterra, Brasil, Colombia, Canadá, Republica Checa, Bosnia, Croacia,… convirtiéndose en artista imprescindible de los clubs y festivales mas prestigiosos del momento.

En 1998 Cristian piensa en desarrollar mas su faceta artística creando así sus primeros live acts, junta a sus tres inseparables percusionistas, que actualmente están arrasando en festivales como I Love Techno, Awakenings, Nature One o Liberty One,… en los cuales encabeza el cartel junto a artistas como Carl Cox, Sven Vath, Richie Hawtin, Dave Clarke o Green Velvet, entre otros y es entrevistado y hace apariciones en medios como MTV, Viva, Tele 5, Antena 3, Telemadrid, TVE, Groove Mag, Mixmag, DJ, Deejay, El Mundo, El País, La Voz de Galicia, La Nueva España, Future Music…

En el año 2000 inicia una nueva aventura junto a su gran amigo y artista, Marco Bailey: Pornographic Recordings colocándose en el ranking de las primeras discográficas de música techno del momento, y en la cual están dando la oportunidad a nuevos talentos de todo el mundo. Este mismo año compone su primera obra para el evento de moda y diseñadores más importante de España, Pasarela Cibeles, con la cual obtiene un gran éxito para siguientes trabajos en la misma. También compone su primer álbum New Electronic audio/architectures.

Cristian recibe nuevamente el premio al mejor Dj techno nacional en los Bachatta Club Awards, también en los Deejaymags Spain Awards 2000 al mejor productor techno y en los DJ Onners Spain Awards 2000 al mejor dj techno. También es seleccionado como el séptimo mejor productor, entre los 100 primeros del mundo, por la distribuidora americana Satellite gracias a su maxi Groovie Wavedrums E.P. en Primate Rec. Su hermano y manager recibe el premio a la mejor agencia nacional de djs.

En el 2001 influenciado por su propio álbum, Cristian crea su nuevo sello en solitario Donkeyhead Recordings donde toca otros estilos como electro, ambient o el house además del techno y bajo el cual firma con su pseudonimo Carlos Durán, con el que esta ofreciendo elegantes sesiones house por ciudades como New York, Chicago, Madrid,… Este mismo año recibe otros 5 premios, 3 de ellos otorgados por los DJ Onners Spain Awards 2001 al mejor mix cd Salon de Mezclas (Serial Killer) (junto a su buen amigo y veterano Dj Tony Verdi), al mejor álbum de música electrónica New Electronic Audio/Architectures en Primate Recordings y al mejor sello discográfico Pornographic Recordings, además de otros 2 recibidos por los Deejaymags Spain Awards 2001 al mejor dj techno y mejor dj del año.

En el 2002 crea las sesiones de techno de los jueves en Madrid llamadas Emotion Tech Club. Cristian es nombrado dj oficial de Final Scratch (Stanton) en España y participa en el nuevo film basado en la vida de los djs The Mix (Columbia Pictures) junto a su buen amigo John Acquaviva.

En definitiva mas de 18 años de experiencia como compositor y pianista y mas de 12 años como productor y dj son solo algunas de las razones por las que Cristian Varela esta actualmente considerado como una de las figuras mas importantes de la música electrónica del momento, y máximo representante indiscutible de nuestro país dentro y fuera de nuestras fronteras.

 
 Carl Cox
Carl Cox es lo que dirían los americanos, un auténtico enterntaiment, en el caso del de Manchester un enterntaiment de ámbito global: lo conocen en cada rincón del planeta. Cuando los promotores quieren que una pista esté llena a las cinco de la mañana saben que Carl Cox es su hombre. Por decirlo de una manera simple, Carl Cox es el DJ del pueblo. Ha sido embajador de la música desde que llevaba pantalones cortos. DJ profesional desde que era un chaval, veterano del acid house y un campeón del techno. Carl Cox es único pinchando discos, destrozando temas, expandiendo su amor, celebrando la vida y la música. Su aprecio por la música es hasta contagioso.

Nacido en Manchester, Carl y sus dos hermanas crecieron en el sur de Londres. Sus padres emigraron de Barbados pero se trajeron con ellos todo el espíritu caribeño. Desde pequeño tuvo en su casa un tocadiscos con el que Carl comenzó a entender que significa el pinchamiento de discos. Su entusiasmo por la música de baile negra aumentó a mediados de los 70 cuando se inauguró una radio independiente en Londres en la que pinchaba un tal Greg Edwards DJ de soul americano.

En 1976 la música soul sonaba por todas partes y Carl y su amigos, todavía con el uniforme escolar, cogían un bus hasta central London para asistir a las sesiones del 100 Club y el Crackers. En 1977, cuando sólo contaba con 15 años, se compró un par de giradiscos y comenzó a trabajar como DJ. El disco le había atrapado… En los 80 pinchaba rare groove (groove oscuro), hip hop de New York y electro. Así que cuando llegó el épico Acid Trax de Phuture (a.k.a. DJ Pierre) Carl entendió que el futuro pasaba por las 303s, 909s…

Como uno de los fundadores del sonido rave, Carl estuvo presente en la época de las fiestas ilegales al aire libre. Pinchó el día de la inauguración del legendario Shoom de Danny Rampling y fue copromotor del The Project con Paul Oakenfold. También fue residente del Zap de Brighton en su época de esplendor y participó en la mitificada Sunrise Rave de 1988, donde utilizó por primera vez 3 platos para volver absolutamente monos a los más de 15000 chavales que acudieron.

El siguiente paso fue hacer música. Su debut fue en 1991 con un single para el sello Perfecto de Paul Oakenfold. I Want You le dio un top 30 y una aparición en el programa Top of the Pops. Los dos singles siguientes también alcanzaron los charts de la época, en un momento en que las masas se estaban pasado al house facilón y al trance, Carl Cox prefirió abrazar el sonido del underground y continuó con el techno y el hardhouse

En 1995 el CD mix F.A.C.T. se convirtió en un éxito sin precedentes, llegándose a vender 250.000 copias. Su propio EP Two Paintings and a Drum de 1996 también alcanzó el top 30. En esa época puso en marcha su propio sello Ultimate Music, que contaba a Josh Wink y a Laurent Garnier como clientes. Y fue en su propio sello en el que publicó el que sería su tercer single en los top 30, Sensual Sophis-ti-cat. Sin que nada de lo anterior le impidiera seguir ejerciendo su oficio desde la cabina semanal del Ultimate B.A.S.E., de Londres.

A partir de entonces empezó a estar más presente en Norte América donde publicó el F.A.C.T. 2 grabado en vivo en L.A. y también The Sound Of Ultimate B.A.S.E.. Además publicó su segundo álbum Phuture 2000 y el Mixed Live que se grabó en directo desde el Crobar de Chicago.

En 1999 se atreve con un cameo en la película Human Traffic donde hace de mafioso en un club galés. Su popularidad ya es imparable y el último fin de año del siglo Carl dio primero la bienvenida al nuevo milenio desde Sydney y luego atravesó medio mundo para hacer lo mismo desde Hawai. Entre sus mas preciadas actuaciones cuenta las del Love Parade berlinés, en el que participó cuatro años seguidos. En los últimos tiempos se separó de su esposa en parte debido al insoportable ritmo de trabajo y actuaciones que se había impuesto. Por todo esto se ha relajado un poco últimamente (por eso y por unos problemas de salud que le han hecho cancelar alguna fecha a última hora). Su sello Ultimatum ya se ha desmantelado. B.A.S.E continua como club con algunas apariciones de Cox. Ahora prefiere actuaciones más largas en vez de varias en una misma noche y aprovecha todo el tiempo que le queda libre para sus propias grabaciones en su nuevo estudio de su casa cerca de Gatwick donde prepara junto al ingeniero Neil Mclellan el lanzamiento de su tercer álbum de estudio.

Recientemente, comparte la dirección del sello de tech-house In-Tec con Dj C1 -son habituales Oxia, Bryan Zentz o Valentino Kanzyani– , donde el madrileño Leandro Gámez firmó su 12", Domestica. Desde hace varios años, escribe una columna mensual sobre sus viajes por el mundo como Dj en la revista británica Muzik, y sigue pinchando allí donde le llaman: desde los templos del acid como Shoom o Land Of Oz hasta el Home, pasando por Final Frontier o clubs españoles como Florida 135 o Deep -habitual también del sábado noche del Sónar– y tantos otros, todos han sucumbido a los irresistibles encantos del campeón de más peso en esto del techno.

Además, ha estrenado hace unos meses un nuevo sello 23rd Century Records, un sello en el que además del propio Cox, los madrileños D’Wachman y HD Substance han firmado su tercera residencia con el título de Quan EP. Give me your love -con remezcla de Valentino Kanzyani– es su última producción en este mismo sello.

 
 
 
Dj Rush
Isaiah Major forma parte de ese puente musical que enlaza musicalmente Chicago y Berlín. Nacido en la ciudad de los gangsters, creció en la parte sur de la ciudad y desde muy joven se sintió atraído irremisiblemente por la fiesta y todo lo que la envolvía. Tuvo la suerte de poder asistir a las sesiones del The Ringzone, Playground, The Candystore y The Music Box. Antes de empezar a dar actuaciones ya componía temas con sus amigos con la ayuda de una batería. Unas composiciones que aunque carecían de la complejidad suficiente, sí que desbordaban energía y sentimiento por todos los lados. Algo que seguiría presente en sus grabaciones posteriores, mezclando percusión y voces que desgarran el sentimiento.

De hecho, Dj Rush se inspira en un gusto refinado –lo suyo es potencia pero como Dave Clarke no la vende a cualquier precio- que va del jazz brasileño contemporáneo, al rare disco, pasando por los Beatles para llevarnos en un viaje de talante iniciático a la parte más profunda de la realidad, de la mente y del alma gracias a su estilo rítmico y percutivo. Con los años, Dj Rush se ha consagrado como maestro en el arte del ritmo y ha obtenido resultados de la talla de Spitball, I Love You o Mutha Fucking Bass que han dado la vuelta al mundo.

Sus producciones podrían llenar los catálogos de un par de sellos underground como poco. Su lista de referencias es tan larga –-si escarbáis en su montaña de discos comprobaréis que firma algunos de ellos como Major Rush o Russian Roulette – como la retahíla de sellos para los que ha trabajado: Djax-Up-Beats, Trax Records, Terminal M, Omnisounds, Force Inc-. Aunque sus grabaciones hayan sido utilizadas en varios cd mix, quizás sus mejores momentos hayan sido durante sus actuaciones en directo. En 1989 cogió la residencia de un club de Chicago llamado The Reactor, en el que pinchaba disco de los 70 en sets que a veces duraban hasta 10 horas. De ahí saltó a la primera división de los clubes de Chicago, formada por templos del calibre del Medusa Club, el Power House, el Music Box y hasta el mismísimo Warehouse. Que le llevarían a convertirse en una de las principales figuras de la escena de Chicago que alumbra hoy a toda una generación de Dj y productores.

Hoy vive en Berlín y gira por Europa con mucha más frecuencia -donde siempre se le ha apreciado una barbaridad- como ya saben en clubs donde se encuentra ya como en casa (léase La Real oventense y el Nitsa barcelonés). En 2004 presentó su nuevo directo en exclusiva en el festival alemán Mistery Wonderland que se celebra a finales de julio en Neukirchen. Rubricamos esta bio con una de sus frases favoritas: ”No permitas que la música te controle, deja que guíe tu vida”. En los últimos tiempos se ha convertido en uno de los embajadores del sonido schranz que tanto triunfa entre los jovencitos tal y como demuestran maxis como The Golden X EP (Combat skill/2007).

 
Ben Sims
Desde que creó su sello Theory Recordings hacia finales de 1997, el Dj y productor londinense Ben Sims no ha parado de responder a la llamada de la selva en la que se convierte la pista de baile cuando él está en cabina. Sólo un animal de los platos como Ben Sims es capaz de romper la máxima que dice que el buen productor es más bien limitado cuando se pone a las mezclas o viceversa. Su técnica es exquisita -empezó a interesarse por el hip hop con tan solo diez años- y sus producciones gozan de pensión completa en las maletas de los Dj’s más famosos del planeta techno. Ese triunvirato mágico que forman textura, ritmo y groove no tiene secretos para el británico que, como tantos otros, cuenta con background en emisoras de radio piratas. De ahí a las cabinas de algunos pequeños clubs que empiezan a confiar en el house y el hip hop -muchos de sus seguidores pagarían por un audio de algunos de esos sets seminales- hasta que el caché de Sims empieza a criar ceros después de ser contratado por la agencia berlinesa Dy-Na-Mix. Con el fichaje le llueven las ofertas para residir clubs tales como The Orbit, Voodoo y House of God. Es entonces cuando Ben Sims empieza a escorarse hacia el techno pero sin olvidar sus raíces funk. De hecho, sus primeras producciones son deudoras de una combinación entre Chicago Funk y tribal house (algo oscurillo). Se convierte en una de las caras de lo que algunos llaman Techno tribal. Tal vez Manipulated -y la remezcla que de él realizo el sueco Adam Beyer– sea su track más conocido por el gran público. En algunas entrevistas Sims ha descrito su producción musical como una continuación natural de sus intereses juveniles. También reconoce que lo que más le gusta es pinchar, muy por encima de la producción -siempre aduce que el suyo es un ejercicio en solitario- aunque después esa actividad puramente onanista luzca en diferentes sellos, Primate, Primevil, Code Red, Tresor, Phont Music y Pure Plastic, y acabe en manos de Jeff Mills o Carl Cox.
 
 

Anuncios