Escrito por David Puente | Publicado el 17.09.2009

Reconozco que es un poco atraco a mano armada esto de preguntarle a un tipo con tantas cosas en la cabeza como Óscar Mulero por sus discos de toda la vida. Pero en clubbingspain nos apetecía hacer algo diferente como celebración de los 20 años del madrileño trabajando en las cabinas de medio mundo [pinchará la banda sonora de su carrera profesional el próximo 26 de septiembre en la sala Fabrik de Madrid]. Charlamos por teléfono con uno de esos Djs a los que presentar es casi un insulto y más en esta web donde todo el mundo lo conoce como el hermano mayor que introdujo a parte de la península en las entrañas del techno más o menos duro. A continuación unos extractos ordenados cronológicamente por el itinerario musical del Dj de Djs en territorio patrio. Mientras trascribo estas líneas se me ocurre que en “comments” cada uno aportemos nuestro granito de arena y ayudemos a Óscar a buscar el tracklist de su vida. Mulero eterno.

 

Finales de los 80
“Yo venía de escuchar new wave y post-punk, recuerdo que me gustaba escuchar mucho a Joy Division. Cuando eres fan de un grupo te cuesta mucho decantarte por un tema de toda la discografía pero yo creo que Transmission fue clave. Ian Curtis puede que si fuera un poco ídolo. El rollo que tenía el tío “bailando” sobre el escenario era algo único. En cuanto al pop que me gustaba era del tipo The Sound con Adrian Borland como cabecilla. Aunque también tenía un toque oscuro y pertenecían a esa camada de grupos post-punk que salieron de Inglaterra a finales de los 80”.

Joy DivisionTransmission

“Después en la transición que va de los 80 a los 90 estaba más interesado en la EBM con cosas como Split Second, Clinic, Front Line Assembly. Material que escuchaba cuando empezaba a salir. Era lo que sonaba en Madrid por aquella época. Take One de Front 242 es uno de los que tengo más presente. Los vi dos veces, creo recordar que la primera fue como en el año 89 en el Oh Madrid y de este tipo de sonido llegué a ver en directo a Split Second, Nitzer Ebb… Eso si que eran conciertos, desprendían mucha energía, claro que también era todo muy novedoso, para mi por lo menos”.

“En una dimensión más industrial me gustaban mucho Throbbing Gristle aunque no los llegué a pinchar nunca. A los que si recurría de vez en cuando fueron a los Psychic TV. De aquel tipo de música lo que más me chocó fueron Skinny Puppy que por entonces me parecieron una burrada. Cuesta creer que vuelvan a salir cosas de ese tipo en pleno siglo XXI”.

“Uno de los temas que se me ha quedado en la cabeza y que tengo más mitificado de cuando ni siquiera era Dj sería el Can You Feel The Bass de Phortune. A día de hoy en otro tipo de sesiones en los que no pincho hardtechno lo sigo utilizando”.

PhortuneCan You Feel The Bass

“El rollo negro no me atrajo mucho. Alguna cosa que me llegó cuando era chavalito, pues Erick B. & Rakim. Es sabido por todos que siempre me ha atraído más el sonido que antes se llamaba “blanco”. Ah, si, un tiempo más después, en la Universal Sur vi algún concierto de Run DMC y cosas así”.

Principios de los 90
“Otro tema de la escena de Chicago sería el Altered States de Ron Trent de un doble en Djax-Up-Beats que ha sido uno de mis sellos favoritos de siempre. Tengo entendido que Ron Trent lo produjo cuando tenía 15 o 16 años lo que todavía le da más valor al tema si cabe. En esa época también fueron muy importantes los trabajos de Juan Atkins y ya más representativo de ese momento pues las cosas de Mark Bell como LFO, pero sobretodo me quedaría con el Positive Education de Slam”.

SlamPositive Education

“Me acuerdo que en The Omen pinchábamos trance con algunos de los primeros discos de la serie Red de Dave Clarke. Me cuesta recordar nombres. Había mucho belga con nombre raro. De todas maneras me quedo con Source Experience, el proyecto de Robert Leiner”.

“Aunque ahora que pienso creo que uno de los temas que más he pinchado en mi vida puede que sea el Quoth de Aphex Twin como Polygon Window. Salió inicialmente en el álbum Surfing On Sine Waves (1993) publicado en Warp pero yo prefería el vinilo transparente del maxi. Nunca he coincidido personalmente con él, la única vez que lo vi en directo fue en una edición del M2 en el que actuaba un poco antes de mi sesión y me escapé a verle. Casi llego tarde al inicio de mi set de lo que llegué a apurar. Me fijé en que llevaba un portátil, un controlador para efectos y faders y recuerdo también que usaba un software que no llegué a reconocer, pero sonaba todo como muy artesanal”.

Aphex TwinQuoth

Mediados-Finales de los 90
“Aquí ya entramos con material de Regis y de Obscurum. Toda la corriente de Birmingham que fue un sonido que ha estado durante mucho tiempo en mi maleta de tal manera que mucha gente me relaciona automáticamente con el sonido de esta parte de Inglaterra. De tal manera que aún hoy sigo poniendo a Surgeon y a James Ruskin que se han convertido en algo así como mis tótems”.

SurgeonPatience

“Mi primer Sónar fue en el 95 o en el 96 y por entonces recuerdo me empecé a interesar por uno de los primeros productores de aquí, Alex Martin. Ya había grabado para FComm antes incluso de que yo supiera como encender un sampler. Hace muchísimo que no lo veo. Me molaba mucho lo que hacía como Iberian (a saber, Nueva Era E.P. y Manufactured). Siempre me pareció un tipo con mucho talento. A la altura de Garnier, de Scan X o de cualquiera de los que por entonces producían en el sello francés”.

“Lo primero que compré de drum&bass fue aquel recopilatorio que salió en R&S en el año 96, aquel In Order To Dance 6 – Session One Drum-N-Bass en el que aparecía gente como Wax Doctor, Kenny Larkin, Lemon D…En principio era material que compraba para escuchar en casa. Hasta que llegamos a tener una sesión los jueves por la noche en Madrid llamada Altered States en la que poníamos a Bad Company, Ed Rush & Optical… De esa escena Alex Reese era uno de mis favoritos que a mediados de los 90 publicaba en Metalheadz. Ya cuando llegó el 2step me desenganché del tema. El drum&bass era para mi pura diversión”.

Alex ReecePulp Fiction

“Mis primeros pasos como productor llegaron de la mano de Roberto Gemelín, no sé si lo conoces, Groof. El proyecto se llamó Quite Inusual y sacamos un disco en el año 1999. En términos de producción en estudio Roberto ha sido uno de los que más me ha enseñado. Además del cariño que le tengo a nivel personal, me parece un tipo con mucho talento. Jamás hemos vuelto a hablar de ello pero sería interesante comprobar que podría salir de nuestra nueva unión artística”.

Primera década 2000
”Continúo pinchando el material de Birmingham y lo mezclo con material del estilo pero facturado en nuestro país con Exium y Reeko siempre en el horizonte. Es una época en la que, por el contrario, me empiezo a abrir al extranjero a través de mis producciones en Theory, Tresor, Coda Records o Pure Plastic. Otros de los que abrieron paso en el mercado extranjero, aunque iban por libres y nunca ejercieron de abanderados de nada, fueron Esplendor Geométrico. La gente acostumbra a olvidarse de ellos pero lo suyo era de otra dimensión”.

ExiumMorphology

Segunda mitad 2000
”Muchos de los productores por los que apostaba se fueron escorando hacia otros sonidos que me interesaban menos. En cuanto al rollo inglés que me gustaba del principio se habrán quedado produciendo ese sonido dos artistas y medio como Regis y Surgeon. Tal vez ahora tengo que romperme más la cabeza para rellenar la maleta. Sigo apostando por lo nuevo de LFO o por trabajos de Aphex Twin que parece que casi nunca fallan. De sellos me quedo con Skam pero tampoco es un sello que se defina por el material de club ni mucho menos”.

“En esta época he utilizado más a menudo mi alias Dr Smoke que me ha servido como válvula de escape. Empiezo a tener una necesidad casi vital de plantear las sesiones de manera diferente. Un poco lo mismo que me ha pasado en el estudio con mi alias Trolley Route”.

Trolley RouteTraveller

“Si, puede ser que ahora disfrute la música de manera más mental. Bueno, es algo físico, vital, es un cambio que va en paralelo a tu ciclo de vida. Ahora estoy pinchando a uno 132/134 bpm’s. ¿Hace un tiempo? A una burrada de velocidad…”

Anuncios